Tomemos un café

y disfrutemos del sabor dulce del amargo