Disfunción Eréctil y TabaquismoDisfunción Eréctil y Tabaquismo

 

El tabaco es un gran factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, afecta el sistema circulatorio en general y muy especialmente en etapas tempranas genera un mal desempeño sexual, con fallas en la erección. Produce estrechamiento de las arterias por arteriosclerosis, con la consiguiente falla en el flujo circulatorio afectando en etapas tempranas las arterias de menor diámetro como son las cavernosas.

 

Un 30% de los hombres con problemas en lograr o mantener la erección está relacionado con problemas cardiovasculares provocados por el hábito de fumar.

 

La erección del hombre es un fenómeno hemodinámico de flujos, y una de las grandes causas de la disfunción eréctil es la mala circulación sanguínea. Además de la oclusión arterial el cigarro provoca fibrosis a nivel de los cuerpos cavernosos generado por la falta de oxigenación a los mismos haciendo de estos menos complacientes o distensibles agravando aún más la falla en el llenado de los mismos.

 

Sin tener en cuenta la edad, si un hombre consume una cajilla de cigarrillos al día durante más de un año es probable que se enfrente a problemas de erección a la hora de mantener relaciones sexuales. En Uromax además de realizar la rehabilitación eréctil realizamos el tratamiento para el cese definitivo de la adicción tabáquica.

 

Efectos del tabaco en los hombres:

 

Los productos del tabaco altera la síntesis del óxido nítrico, que es la sustancia principal para relajar al músculo liso cavernoso del pene y favorecer la erección.

Produce en las arterias el efecto espasmo vascular, con la consiguiente hipoxia y lesión endotelial abre la puerta para la arteriosclerosis, incrementa la presión arterial, produce arterias menos rígidas, todo lo cual aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca y/o cerebral además de la falla eréctil.

 

La disfunción eréctil es considerada en la actualidad como un marcador precoz "centinela de afecciones cardiovasculares ocultas, apareciendo en promedio unos 36 meses previo a la complicación cardiovascular mayor, he aquí la importancia de no auto medicarse ya que oculta la enfermedad de fondo que debemos estudiar y tratar.

Estudios de seguimiento demuestran que los hombres que dejan de fumar recuperan su vida sexual con bastante normalidad, pero aun así existe el riesgo de padecer una disfunción eréctil más aguda, como consecuencia de una exposición prolongada a los efectos nocivos del tabaco.