Aunque firman como D. D. Puche, como si se tratara de un solo escritor, nuestros invitados de hoy son dos autores: los hermanos David y Daniel Puche. David es doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de dicha materia en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida, profesión que combina con la literatura. Daniel es licenciado en Filosofía y en Teoría de la Literatura por la misma universidad. Juntos han publicado varias novelas, entre las que destacan Balada de los caídos, Sam Robinson y la noche de terror en Hellstown y Rhett Murdock, detective privado, así como la colección de relatos de terror, fantasía y ciencia ficción Galaxia errante y ensayos como Caminos del lógos y Cristianismo sin Dios. Su obra se encuentra empapada de referencias filosóficas, pero pasadas por el tamiz de la ficción.

A inicios de octubre mantuve contacto con los autores. Esta entrevista es el resultado de nuestra charla.

¿Quién es D. D. Puche?

Firmamos como D. D. Puche, pero somos dos hermanos, David y Daniel; de ahí las dos “D”. David estudió filosofía, y da clases de esa materia en secundaria. Daniel también estudió filosofía, además de teoría y crítica literaria, y está volcado exclusivamente en tareas literarias y editoriales.

 

¿Cómo definirían su escritura?

Como una “literatura de ideas”. Recurrimos principalmente a la fantasía, el terror y la ciencia-ficción como géneros que nos permiten analizar y criticar el mundo actual. Nos proporcionan herramientas potentes para distanciarnos de lo dado, para verlo en perspectiva, y señalar sus incoherencias y deficiencias. También son una plataforma adecuada desde la que hacer propuestas, aunque esto quizá cueste un poco más hacerlo comprensible al público, debido al lenguaje metafórico que inevitablemente se ha de usar.

En la escritura abordan temas en torno a la fantasía y el terror. Desde su punto de vista, ¿qué pueden aportar estos géneros a la literatura entendida en su amplio espectro?

Le dan frescura, desde luego. Nosotros también trabajamos esa literatura que muchos consideran “seria”, aunque no nos resulta ni más ni menos seria que la otra. Ambas son aproximaciones a la realidad. El caso es que se complementan. Donde una hace retratos más o menos realistas, radiografías de la vida, de la psique de los individuos, los géneros señalados toman un punto de vista distinto, que tiene más que ver con el cuestionamiento de una época como tal y una aproximación utópica (o distópica) a la misma. Y esto es algo muy serio, realmente. El rechazo, por parte del establishment cultural, de estos géneros, muestra su ceguera acerca de dónde, en muchos casos, se está haciendo la “gran literatura”. Pensemos, por ejemplo, en Philip K. Dick, o en Lovecraft, totalmente (o casi) ignorados en vida y tan reivindicados ahora.

Los libros de D. D. Puche se pueden encontrar fácilmente en diferentes tiendas digitales o directamente en su hogar electrónico https://www.thehellstownpost.com

También escriben sobre filosofía. ¿Qué temas son de especial relevancia en su trabajo?

Nos dedicamos, sobre todo (de forma muy coherente con la vertiente literaria de nuestra obra), al análisis crítico del presente. Reflexionamos acerca de los problemas psicosociales que angustian el ser humano en el actual contexto del capitalismo global y la alta tecnificación de la vida. No nos interesa el pasado sino como una “caja de herramientas”, que decía Foucault, para comprender el presente.

¿Siguiendo el hilo de la pregunta anterior, a qué escuelas filosóficas contemporáneas se adhieren y cuáles rechazan?

Antes, por formación académica, éramos más afines al idealismo alemán y sus derivas hermenéuticas contemporáneas. Esa inflexión histórica que, a través de Heidegger y Gadamer, reintrodujo la preocupación ontológica que el positivismo, la filosofía analítica y otras corrientes dominantes a principios del siglo XX habían dejado de lado. Esa preocupación ontológica estaba combinada con aportaciones muy diversas de Nietzsche, la Escuela de Fráncfort, y otras corrientes contemporáneas de un amplio espectro crítico-interpretativo. Pero cada vez nos absorben más los temas relacionados con la ciencia y la tecnología y su impacto socioeconómico, ecológico, etc., así como el estudio de los modelos de futuro probables con que nos encontraremos en unas décadas, los nuevos modos de vida resultantes, etc. Así que cada vez nos escoramos más hacia el materialismo, aunque intentamos no romper con todo lo anterior, sino tender puentes teóricos. A lo que nos oponemos, por considerar que básicamente son disfraces teóricos del capitalismo tardío, intelectualmente inanes cuando no perniciosas, es a las teorías de corte “posmoderno” que todavía hoy siguen tan en boga: Deleuze, Derrida, el psicoanálisis lacaniano, etc., y sus herederos del siglo XXI.

¿Cómo ven el panorama literario en España?

Extremadamente mal. Hay unas pocas vacas sagradas que viven (muy bien) de escribir y reciben por turno todos los premios, y por otro lado encontramos una gran cantidad de autores (noveles o no) que no pueden ni pisar ese mundo. O que publican algo en una editorial menor, que a menudo les cobra por la tirada, y esos libros ni siquiera llegan al público, porque no tienen distribución. España es uno de los países donde más se publica y menos se lee de toda Europa. Algo que debería preocuparnos considerablemente, aunque a nadie le importe en realidad. Inmensas cantidades de excedente de papel que acabarán en el contenedor de reciclaje… Las editoriales, en general, al contrario que en el mundo anglosajón, no arriesgan: sólo quieren publicar cosas que vengan precedidas por cierta fama. Y ésta, ahora, viene de las redes sociales. Eso crea un círculo vicioso que es altamente tóxico para la literatura, la poesía, etc. Que nadie se llame a engaño: ninguna editorial lee los manuscritos que le llegan; eso ya es historia.

 

¿Qué ventajas encuentran en su modelo independiente de distribución de su propio trabajo, qué experiencias positivas han podido hallar?

Es un mundillo muy difícil y desalentador, ciertamente. Estás solo para todo, con el tiempo de trabajo y el desgaste que eso conlleva: eres autor, diseñador, publicista, vendedor… Por otro lado, eso te permite aprender mucho mejor el oficio, en todas sus vertientes. Adquieres mucho conocimiento y tablas. Y cada venta de un ejemplar es como una pequeña batalla ganada. Pero está claro que te pone barreras insalvables de cara a llegar al gran público. A veces te gastas más en promocionarte de lo que ganas vendiendo. En fin, es lo que hay, cuando no formas parte del circuito cerrado del que hablábamos antes.

Mantienen una revista, The Hellstown Post, que admite colaboraciones. A diferencia de las muchas revistas contemporáneas, su publicación la realizan en físico. Háblenme de este proyecto que ya tiene un número en circulación. ¿Qué acogida ha tenido?

Bueno, no es del todo exacto. Tenemos una página web con ese nombre, donde publicamos (y admitimos colaboraciones) relatos, capítulos de libros, reseñas, etc., y luego tenemos la revista homónima a la que te refieres, que sacamos semestralmente en formato PDF. Éste puede imprimirse, obviamente, y lo editamos con calidad de imprenta; así se envía a los compradores, para que escojan cómo lo quieren, físico o no. De momento sólo ha aparecido un primer número, con un puñado de buenas colaboraciones, y estamos muy satisfechos con el resultado. Ya tenemos algunas propuestas excelentes para el segundo número, que sacaremos a comienzos de 2020, y estamos esperando más colaboradores.

Nómbrenme libros o autores que han influido en su escritura o que recomendarían.

Muchos, y muy variados, claro. Nunca nos hemos ceñido a géneros o autores concretos. Nuestras influencias pueden rastrearse en la novela negra de Chandler y Hammet, el terror cósmico de Lovecraft, Chambers o Barker y la ci-fi de Philip K. Dick, Gibson y Sterling; pero también están ahí autores tan variados como Borges, Kafka, Lem o Melville. Todos han dejado una huella que vemos reflejada en lo que escribimos.

 

¿Qué proyectos literarios creativos mantienen en proceso? ¿En qué se encuentran trabajando?

Ahora mismo estamos a punto de publicar una novela de terror con toques de humor negro, la segunda de nuestra serie Jenkins & Sinclair, investigadores de lo sobrenatural. Y simultaneamos ese trabajo de “posproducción” con la preparación de un ensayo filosófico sobre el nihilismo en el siglo XXI. Siempre estamos trabajando a la vez, o eso procuramos, en algo literario y algo ensayístico o filosófico. Nos da el equilibrio que queremos mantener.

 

Enlaces de webs/redes/correo:

www.thehellstownpost.com

www.caminosdellogos.com

www.facebook.com/DDPuche

www.twitter.com/HellstownPost

Email: grimaldlibros@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

#DDPuche #entrevista #autores #filosofía #literatura

Bryan Villacrés es un escritor quiteño que ha incursionado en el cuento y la novela. Obtuvo el Premio Universidad Central en Ciencias de La Vida con su obra Tu presencia, publicada en 2015. Ha sido nominado al Premio Nacional de Juventudes en 2018 en representación de la Universidad Central del Ecuador por el libro Perspectivas vitales, que fue publicado en 2016. Su trabajo más reciente es la novela Auxilio de versos. Contacté al autor para conocer un poco más de su trabajo. Este es el resultado de nuestra conversación.

¿Cómo ocurrió tu acercamiento a la literatura?

Cuando publiqué mis primeros escritos y me realizaban esta pregunta, siempre respondía “soy un escritor por casualidad”. Pero hace algún tiempo atrás vengo reflexionando en este hecho. Y mi memoria viaja hacia mis años de escuela, donde siempre recitaba poemas por el día de la madre en los programas escolares. Recuerdo con claridad que el primero de tantos que memoricé a los 8 años fue Quejas de Dolores Veintimilla de Galindo. Creo que ese fue el inicio de mi pasión por las historias. Además, de sumarle los grandes relatos que me contaba mi madre cuando en nuestro hogar nos quedábamos sin luz. Ella tenía una forma grandiosa de relatar.

En mi etapa de colegio otro hecho marcó mi cercanía con los libros. Un joven universitario llegó como maestro suplente de lengua y literatura. Siempre llevaba algunos libros en sus brazos y definía a la lectura como una forma de salvarse a uno mismo. Tiempo después en una presentación del libro de Pedro Gil, lo reconocí, me acerqué a conversar un poco y supe que era Walter Jimbo.

La lectura desde mi adolescencia la practico no en el tiempo libre, sino en la libertad de mi tiempo, y constato esa frase de Walter al saber que sí es una forma de salvarse a uno mismo.

 

¿Cuál es tu rutina al momento de escribir?

No tengo una rutina al momento de escribir. Sin embargo, creo que los domingos es donde más suelen surgir algunos escritos.

 

Acabas de publicar tu novela Auxilio de versos. Háblame de su proceso de escritura. ¿De qué manera fue concebida?

Auxilio de versos es un intento literario por llevar al lector a un cuestionamiento temporal de las decisiones de vida que a menudo se presentan. El pretexto es una disyuntiva amorosa entre un tinte dionisiaco de uno de los personajes y una figura apolínea de otro.

Esto lleva al personaje principal a presentar una ansiedad acerca de temas como la muerte, la soledad, la cobardía, el alcohol. Pero estoy seguro que lo más real del libro, es la persona que inspiró para su creación.

En cuanto al proceso de escritura, fue escrito en mayor medida en mi hogar, durante las noches en las que sentía que la vida acabaría al despertar.

 

¿Cuáles consideras que son las dificultades al momento de intentar acceder a la publicación?

Considero que la mayor dificultad se debe a que la industria editorial es muy pequeña en Ecuador. Y las grandes campañas de lectura se hacen con autores ya posicionados. Hoy en día es muy difícil una apuesta ciega por un autor, por muy bueno que sea.

De todos modos, las dificultades de publicar las han tenido también grandes autores como Sábato, García Márquez, entre otros. Este hecho creo que de alguna forma brinda a los escritores la capacidad de resistir y fortalecer el coraje de seguir escribiendo.

Se puede adquirir la novela Auxilio de versos contactando directamente al autor al correo electrónico bryanvillacres123@hotmail.com.

¿Qué ventajas encuentras en el modelo independiente de distribución de tu propio trabajo? ¿Qué experiencias positivas has podido encontrar?

La ventaja es la certeza que tienes al saber que la persona que adquiere directamente el libro contigo, lo va a leer.

Creo que en lugares de difusión directa como son colegios se puede llegar a lectores jóvenes y de alguna manera obtener retribución, pero de todos modos no es algo con lo que se cuente siempre.

¿Cómo ves el actual panorama literario en Ecuador?

Ecuador es un país donde la creación literaria es estupenda, considero que existe una riqueza narrativa en igual medida que en países como Argentina, México, Colombia. Nuestra literatura está demostrando que tiene la capacidad de reconocimiento internacional con autores como Ernesto Carrión, y así también podemos ver que se destacan figuras femeninas como Mónica Ojeda y María Fernanda Ampuero, quienes lograron posicionar sus obras entre las mejores del 2018.

 

¿Qué autoras o escritores sientes que han influido en tu narrativa?

Sábato, Antonio Di Benedetto siempre me llevaron a la lectura minuciosa. Pero hoy soy un lector mucho más nacional, Cesar Dávila Vásquez, Javier Vásconez, Pedrito Gil, son autores con los que he estado relacionado últimamente.

¿Alguna escritora o autor contemporáneo que haya llamado tu atención?

Martín Torres es un autor que hoy se encuentra en México estudiando, fue ganador del premio Luis Félix López en 2018 por el núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura. Es alguien que demuestra el oficio en cada página de sus libros.

Algún autor clásico que recomiendas.

Recomiendo la lectura de Ernesto Sábato. Nos puede hacer navegar en temas metahistóricos de una manera ambigua. Su posición conocida con el alejamiento de la ciencia, y el acercamiento a la literatura como algo superior a la razón lógica, nos permite ver al arte como una excusa para que la humanidad no se extinga.

 

¿Qué proyectos literarios creativos mantienes en proceso? ¿En qué te encuentras trabajando?

Por el momento estoy concentrado en la difusión de mi nueva novela. No creo tener ideas recientes, así que seguiré asistiendo a eventos artísticos ya sea en calidad de espectador o de expositor. Pienso que es una muy buena manera de seguir creando arte en nuestro país.

 

#brayanvillacrés #entrevista #novela #escritor #autor #literatura

María Dolores Cabrera es una escritora ecuatoriana que con paso discreto pero firme y seguro se ha consolidado dentro del panorama narrativo del país. Su literatura está traspasada por los conflictos internos del ser humano y su escritura se encuentra marcada por una impronta que hace gala de la mezcla entre literatura y psicología, un estilo propio que caracteriza su obra. Con estudios formales de Psicóloga, Cabrera posee un Diplomado en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Los Hemisferios y Cursos Abiertos de Literatura en la Universidad Andina Simón Bolívar con temáticas en Narrativa de Mujeres siglos XIX-XX-XXI y Maestros del Terror, Ciencia Ficción y Lo Popular. Entre sus publicaciones encontramos los libros: Más allá de la piel (1998), De nuevo tus ojos (2010), Te regalo mi cordura (2012), Cuando duermen los jilgueros (2016) y Pinceladas (2018). Su hogar electrónico es www.mariadolorescabrera.com y desde 2019 escribe mensualmente para la revista digital literaria Máquina Combinatoria, dirigida por el escritor Iván Rodrigo Mendizábal.

Contacté a la autora y le propuse una entrevista. Este es el resultado.

¿En qué momento se despertó su pasión por la escritura?

Desde muy pequeña. A los siete años, en la escuela, ya me apasionaba escribir. Me gustaban las clases de redacción en donde se enviaba como tarea escribir historias o desarrollar cualquier temática. Luego, en la adolescencia empecé a escribir por mi cuenta, cuentitos y hasta una novela corta. Recuerdo que en algunas ocasiones, publicaron mis trabajos en el periódico literario del colegio. En las noches, me despertaba con ideas y fantasías de historias que me ilusionaba poder ponerlas en papel. En el año 1994, me di cuenta de que teniendo la habilidad innata para escribir el fondo de las historias, me faltaba aprender tácticas de escritura, sintaxis, el cómo estructurar bien un texto, el equilibrar correctamente la gramática, la puntuación, la redacción y la ortografía; es decir todo lo que tiene que ver con la forma de una narración y busqué un taller literario donde aprender esto que, por supuesto, me faltaba engranar. Encontré un taller acorde a mi necesidad y estuve cuatro años aprendiendo el manejo de la escritura, este taller formaba parte de una editorial muy conocida en el país y su director, en el año 1998, me propuso publicar mi primer libro de cuentos en esa misma editorial, pues consideró que yo ya estaba preparada para ello.

Su novela Cuando duermen los jilgueros retrata la enfermedad denominada marasmo presente en infantes, y la vincula poéticamente en la trama afirmando que se puede morir de amor. ¿Qué tan duro fue trabajar sobre este tema? Hábleme de esta experiencia.

No fue duro. Yo diría que para mí fue hermoso y muy gratificante escribir sobre este tema dentro de una novela. Cuando duermen los jilgueros, me dio muchas satisfacciones en distintos ámbitos. A la vez que yo estaba transmitiendo un mensaje a la sociedad, para mí importantísimo, me deleité en una investigación en la que, a pesar de que yo ya tenía el conocimiento de este mal, por mis estudios de psicología en la universidad, me di a mí misma la oportunidad de profundizar mucho más en el aprendizaje del marasmo. Y es que cuando me inquieta una temática, no descanso hasta encontrar la forma en la que yo pueda transmitir, divulgar, explicar y sobre todo demostrar con hechos, lo que defiendo. Siempre me inquietó algo con lo que nunca estuve ni estaré de acuerdo, aquella frase tan popular que se repite en todo lado: “Nadie muere por falta de amor” y yo la refuto con esta otra: “Sí se puede morir por falta de amor”. Aquí es donde aparece el tema de “la enfermedad” en sí, que por supuesto no siempre es el marasmo. Ahora, había que demostrarlo y había que pensar cómo hacerlo. Esa fue la motivación para desarrollar la temática de Cuando duermen los jilgueros. Aquí me gustaría resaltar que lo mío es la literatura y la psicología, no la autoayuda ni el coaching y por lo tanto, el tema no iba a ser tratado desde esa perspectiva, es decir no con un libro meramente informativo ni de consejos. Entonces, tenía que armar una novela (literatura) para incluir el tema (psicología).

Cuando duermen los jilgueros ha sido editada por Pentian. ¿Nos podría comentar sobre el proceso de publicación?

Sí. Debo decir que yo desconocía sobre el sistema de usar plataformas para publicar. Fue una amiga, dentro de un curso de literatura que estaba siguiendo en La Universidad Andina Simón Bolívar de Quito, quien me sugirió que averigüe sobre esta modalidad. Lo hice y apareció Pentian, como una buena opción. Pentian Lantia Publising S.L., es una editorial española que tiene su sede en Sevilla. Me comuniqué con ellos para solicitar información y de inmediato se me explicó cómo trabajan. Primero, se envía el texto que se aspira a publicar, ellos lo revisan y pasa por un filtro después del cual se lo aprueba o no, dependiendo de la calidad, del contenido, etc. Luego, ya aceptado, ingresa a un sistema de mecenazgo para lo cual, la empresa determina primero un costo de publicación que varía según el libro. Este valor se lo cubre con mecenazgo que, para quienes no sepan lo que es, se trata de que personas interesadas en la publicación, primero amistades, familia del autor, etc., y luego gente, que resulta de la promoción que hace Pentian a nivel mundial, del libro que se quiere publicar, se conviertan en “socios” de los beneficios de esta publicación. Es decir, que todas las ganancias de las ventas del libro son repartidas proporcionalmente a la inversión de cada mecenas. El libro lo publicita Pentian dentro y fuera de España, lo vende por medio de Amazon y de otras páginas o plataformas. Si con el mecenazgo, no se llega a completar el valor establecido para la publicación, en un tiempo determinado, la editorial da de baja el proyecto, se devuelve el dinero a los mecenas y se puede volver a intentar en otro momento. Yo tuve la suerte de tener una buena acogida y lo publiqué de esta manera. Debo reconocer que Pentian trabaja con un equipo muy completo que se encarga del diseño de portada y todos los detalles, con mucho profesionalismo.

 

Usted también ha escrito cuentos. ¿Qué necesidad impulsa a una escritora a decantar su narrativa ya sea por el relato o por la novela? ¿Qué ventajas encuentra en cada género?

Son dos géneros en los que se trabaja con técnicas distintas. En el caso del cuento, y para que se pueda ejemplificar de una manera más clara, se debe tener presente la importancia de lograr el efecto de una foto; en donde, en una sola imagen esta todo explícito. Es decir en una foto está condensada toda la información, el lugar, la época, los personajes, el escenario, el entorno, etc. En cambio, el efecto que se logra en una novela puede ser comparado al de una película en la que, a medida que avanza la trama, se va descubriendo más personajes, nuevos entornos, distintas épocas, lugares, etc. Ni el cuento es más fácil por ser más corto, ni la novela es más difícil por ser más larga, ni viceversa. Simplemente es distinto. En lo personal me gustan los dos géneros y los escribo indistintamente, según el caso. Ahora por ejemplo, escribo un cuento mensual para una revista digital literaria que se publica cada mes, porque tengo la oportunidad y programaré el inicio de una nueva novela, en su momento.

En los libros de relatos bajo los títulos Más allá de la piel y De nuevo tus ojos, así como en las novelas Te regalo mi cordura y Pinceladas, aborda problemáticas en torno a la psicología. ¿Qué importancia guarda esta parcela del conocimiento dentro del conjunto de su obra?

Me encanta responder a esta pregunta que generalmente me la hacen a menudo. Para mí es importantísima la relación entre la literatura y la psicología. Podría asegurar que, en mi caso particular, la dualidad es indispensable. Me resulta casi imposible separarlas. Todo mi conocimiento de psicología está volcado en la literatura y todo mi trabajo literario está embebido de psicología. Mi constante personal apuesta siempre por el ser humano y su conflicto interno como tal. Más allá de la piel y De nuevo tus ojos, mis dos libros de cuentos, abordan temas de inadaptabilidad social. Los conflictos que un ser humano siente frente a la incomprensión por ser especial, diferente, por no encajar, por su rebeldía, por amar demasiado; y, sus consecuencias: aferrarse a la muerte como única salida, suicidio, locura, etc. Mis novelas igual. Te regalo mi cordura, aborda el tema del machismo, pero también del desamor, del dolor y la demencia. Pinceladas (Bosquejo de un trastorno), abarca el tema de la depresión. Actual pandemia mundial, que no es comprendida, ni manejada adecuadamente y también el suicidio como consecuencia fatal y según la OMS, una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Al igual que Cuando duermen los jilgueros, esta novela Pinceladas, necesitó de mucha investigación de mi parte para cuajar una historia que se desarrolle dentro de conceptos muy reales.

¿Qué es lo positivo de producir literatura desde Ecuador?

Lo positivo, diría yo es el aporte que se hace al propio medio, al entorno. Se distribuye los libros, se los vende o se los regala pero llega a un público al que, en mayor o menor número, se entrega literatura. Peleamos, luchamos por promover lo que hacemos, y si conseguimos aportar a la cultura del Ecuador con un granito de arena, pues está cumplido el objetivo. Por otro lado, si se tiene la suerte de que te lean fuera, se está dando a conocer lo que se hace en tu país y al país en sí mismo.

¿Qué dificultades encuentra una escritora en Ecuador?

Muchas. Hay muchas dificultades. Primero no existe una cultura literaria en el país. A un porcentaje altísimo de la población, simplemente no le interesa. El esfuerzo, el trabajo de un escritor, no es valorado. Las Instituciones, públicas o privadas, están incluso dispuestas a apoyar mucho más al deporte, por ejemplo, que a auspiciar la publicación de un libro, ni aún a cambio de publicidad. Yo toqué cantidad de puertas para conseguir auspicios para la publicación de mis tres primeros libros y me costó demasiado conseguirlos a pesar de mi ofrecimiento de imprimir sus logotipos en la portada o contraportada de los libros. Es lamentable tener que decirlo pero es la verdad. La gente no lee, no tiene tiempo, está ocupada en generar dinero y en consumir. El apoyo inicial que se puede encontrar es en la familia y amigos más cercanos que quieren darte una mano porque eres tú. No hay un verdadero amor hacia las letras, no hay pasión. Los grupos en los que hallas esto, y que sí existen, son muy pocos. Cuando los encuentras te aferras a ellos con locura y no los quieres soltar. Pero inclusive en medio de gente que escribe, he encontrado competencia. No hay apoyo hacia el que comienza, al que empieza. He sentido algo así como: “Si lo ayudamos a crecer, nos puede opacar” y ese egoísmo duele. Existen excepciones, el que una revista, como la que me ha invitado a escribir mensualmente, por medio de la que me puedo dar a conocer un poco más, es excepcional y no es común.

Además, la gente pone por encima de cualquier otro interés, el negocio, el lucro económico y es lo que pasa con las editoriales. Si no sienten que van a ganar lo suficiente, no vales. Lamento mencionarlo pero es así. Las condiciones que ponen para publicarte, son casi imposibles de cumplir, primero costos altísimos fuera del bolsillo del común de los escritores y segundo, los beneficios que recibes como autor, son mínimas.

A mi novela Pinceladas (Bosquejo de un trastorno), decidí auto publicarla y experimentar con esto pero claro, también tiene sus inconvenientes, no te respalda un nombre editorial y esas cosas.

¿Qué escritoras y autores siente que han influido en su trabajo? ¿Hasta qué punto una narradora debe servirse de sus predecesores?

No hablaría exactamente de influencia, sino más bien de autores que me agradan, que admiro como Virginia Woolf, Marguerite Youcenar, Ernesto Sábato, Alejandra Pizarnik, Cortázar, el mismo Borges, Flaubert, Pablo Palacio, García Márquez, Clarice Lispertor, sería interminable nombrarlos de aquí y de allá, de ahora y de antes. Cuando ya se toma un impulso en la escritura, se desarrolla un estilo propio característico. Como anécdota, hay gente que me dice, no me agrada para nada el contenido de los temas que eliges pero me gusta cómo los escribes, me gusta tu estilo personal. Yo creo que la mejor manera de llegar a tener una condición muy propia en la escritura, es haber leído mucho, cientos de estilos diferentes, conocer diversidad de autores y moldear el tuyo acorde a tu necesidad y para eso lo que influye son tus intereses, lo que quieres decir y tu forma particular de hacerlo.

Nombres de autoras o escritores contemporáneos que recomienda.

Me gustaría primero recomendar la literatura ecuatoriana contemporánea. No porque a muchos los conozca personalmente pero en el Ecuador hay gente que escribe y escribe bien. Iván Rodrigo Mendizábal, con su especialidad en ciencia ficción, y aunque nació en Bolivia, radica en el Ecuador. Abdón Ubidia y su larga trayectoria de exquisita literatura. Lucrecia Maldonado, Patricia Enderica (literatura juvenil). Fernanda Heredia (literatura infantil) y últimamente nuevas figuras increíblemente talentosas como María Fernanda Ampuero. Como poetas, Rubén Darío Buitrón, Alfonso Espinosa Andrade. Literatura hispanoamericana como Allende, Rosa Montero, Marcela Serrano, Ángela Becerra, y muchas más.

 

¿En qué proyectos literarios se encuentra trabajando en la actualidad?

Por el momento y como ya lo mencioné, estoy escribiendo nuevos cuentos (uno al mes) para la revista literaria digital Máquina Combinatoria de Iván Rodrigo Mendizábal, pero creo que en cualquier momento comienzo una nueva novela, en la que quizás me concentre en sacar a flote el tema de la problemática en los adolescentes mal comprendidos y por lo tanto mal manejados por su entorno y sus pésimas consecuencias.

 

#mariadolorescabrera #entrevista #cuentos #novelas #escritora #autora #literatura