Search

Lee la nota completa aquí.

Efrén Martín/La Verdad Noticias

Ayuntamiento se encuentra en un segundo período, pero no promueve el Programa de Desarrollo Urbano; temen daños irreversibles en la Laguna de los Siete Colores

 

La falta del Programa de Desarrollo Urbano (PDU) en el municipio Bacalar ha ocasionado un crecimiento turístico sin regulación que atenta contra la fragilidad del entorno ambiental y que se agrava de manera paulatina.

El presidente del Colegio de Ingenieros en el Sur del Estado, Amir Efrén Padilla Espadas, indicó que, de forma inexplicable, desde el año pasado no sesiona el Comité Interdisciplinario de Análisis para conformar el PDU. 

Afirmó que en el décimo municipio actualmente las obras se construyen sin cumplir con lineamientos para el cuidado del medio ambiente, en especial la llamada Laguna de los Siete Colores, su principal atractivo turístico. 

“Se están haciendo muchas obras en Bacalar, donde aplican el dicho ‘a río revuelto, ganancia de pescadores’, porque no están regulando las construcciones”, indicó.

Amir Padilla consideró urgente que tanto el Ayuntamiento como la Secretaría del Medio Ambiente impulsen la integración del PDU a fin de que existan estrategias que permitan preservar la Laguna.

“Urge el documento normativo que diga exactamente en qué zonas se puede construir, cómo deben ser las obras y qué áreas ecológicas deben respetarse”.

El líder de los Ingenieros insistió en que, ante el arribo masivo de turistas, Bacalar ha empezado a crecer descontroladamente y aparentemente sin que el tema preocupe a las autoridades.

Lee la nota completa aquí.

Javier Ortiz/SIPSE

BACALAR, Q. Roo.- Las redes sociales estallaron después que la pesista chetumaleña, Carolina Valencia, publicó en sus redes sociales una selfie donde se encontraba parada encima de unos estromatolitos, milenarias estructuras rocosas que sufren deterioro por contacto humano.

“Y ella vive en Chetumal se supone que debe saber que pararse ahí es indebido”, “No es culpa de los turistas. Ellos vienen a disfrutar y conocer las bellezas naturales que tenemos. Si todos aportamos nuestro granito de arena (sic) gobierno haciendo más promoción sobre el cuidado de los estromatolitos y de la laguna, en los hoteles, restaurantes…”.

Son algunos de los comentarios de personas preocupadas por la preservación y cuidado de esas legendarias piedras vivientes.

De acuerdo con estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), basta el contacto humano para destruir varios años de formación en las primeras capas de las estructuras.

Mientras algunas personas la defienden por considerar que son “simples piedras”, otros calificaron de ignorante a la deportista, porque es de todos conocido la importancia que tiene para el ecosistema lagunar la existencia de esas piedras “vivientes” dentro de la laguna.

En varios lugares públicos de la cabecera municipal como gasolineras, balnearios, restaurantes y hoteles, se pueden observar lonas, folletería y diverso material de difusión, con recomendaciones dirigida a los turistas para la protección de los estromatolitos.

De acuerdo con prestadores de servicios turísticos, el pasado período vacacional se colocaron 100 lonas, mil tarjetas informativas para embarcaciones, mil letreros para mesas de restaurante y mil tarjetas para cuartos de hotel, en un esfuerzo conjunto con autoridades municipales.

Luisa Falcón Álvarez, investigadora titular del Instituto de Ecología Bacteriana de la Unam, en estudio que realizó en la Laguna de los Siete Colores, determinó que en Bacalar es el único sitio en el mundo donde registran crecimiento los estromatolitos, principalmente cerca de Laguna Mariscal, que se encuentra unido a la Laguna de Bacalar.

Los científicos revelaron que el desprendimiento de los primeros centímetros de estas estructuras, evita que sigan creciendo, ocasionando con ello su erosión y al mismo que sean cubiertas por mejillones y algas verdes filamentosas que crecen sobre las estructuras de estromatolitos dañadas.

Lee la nota completa aquí.

Salomón Cornelio/SIPSE

Siguen monitoreando el estado debido a los efectos de la canícula que provoca más calor.

 

CHETUMAL, Q. Roo.- La sequía alcanza una afectación del 99.7% del territorio de Quintana Roo, de acuerdo con el último informe Hidro-climatológico emitido por el Organismo de Cuenca Península de Yucatán y avalado por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Alfredo Alpuche Castillo, meteorólogo de la Comisión Nacional del Agua (CNA) en Quintana Roo, informó que el monitoreo de la sequía de ese organismo con corte al 22 de julio de 2019, señala que el 55.3 % del estado presenta condiciones de anormalmente seco, mientras que el 44.4 % una afectación moderada.

 

Precisó que únicamente el 0.3% del territorio quintanarroense está libre de sequía por la presencia de lluvias ocasionales, sobre todo en la parte centro y norte de la entidad.

La medición de la Conagua contempla cinco categorías de clasificación, D0, que es Anormalmente Seco; la D1, que es Sequía Moderada; la D2, Sequía Severa; D3, Sequía Extrema y la D4, Sequía Excepcional.

 

Para el funcionario federal, los tipos de impacto de la sequía pueden ser de largo o corto periodo, es decir, menor y mayor a seis meses con daños a la agricultura y los pastizales.

Ante esa situación continúan monitoreando en el estado los efectos de la canícula que provoca una mayor intensidad de calor.

Los estudios y análisis científicos permiten a las autoridades locales, estatales, municipales y federales tomar las mejores decisiones para atender todo lo relacionado al tema de la sequía, con base a las peticiones relacionadas con declaratorias de emergencia o desastre.

 

Florencio Song Solís, líder de la Unión Ganadera Regional en el estado, señaló que Quintana Roo, Campeche y Yucatán se encuentran en focos rojos por la sequía y es probable que se haga una solicitud para que la Conagua declare zona de contingencia a la Península, a fin de que los ganaderos accedan al Seguro de Secas.

Dijo que ese fue uno de los temas que se trataron durante la reunión realizada el miércoles pasado en Monterrey, donde los consejeros de la Confederación Nacional Ganadera concluyeron que la situación en la Península es crítica y delicada para los productores.

Hasta ahora, la Conagua solo ha declarado una zona de contingencia correspondiente al estado de Tabasco, a fin de que los ganaderos accedan al seguro que paga el gobierno federal, por lo que esperan que Quintanas Roo vaya por el mismo camino.