• Juan Carlos Bondi

Qué hacer en Río de Janeiro en 3 días

Updated: 22 de nov de 2019

Con la cantidad de cosas que hay que hacer en Río de Janeiro, 3 días es bastante poco. Pero si no quisiste tomarte vacaciones y esto es todo lo que tenés, te vamos a dar recomendaciones para aprovechar al máximo tus 3 jornadas. Como nos gusta la libertad no te vamos a decir que hacer cada día. Te tiramos las actividades indispensables para que las acomodes a tu gusto.

 

 

Barrio de Santa Teresa y zona de Lapa

La zona de Lapa y el barrio de Santa Teresa es lo más tradicional de Río. Santa Teresa es el barrio que a comienzos del Siglo XX era el barrio burgués por excelencia. Hoy es dueño de la bohemia y la movida artística de la ciudad. Podés tomarte el Bondinho, un antiguo tranvía que fue refaccionado para el turismo, o podés recorrerla a pie, perdiéndote entre sus callejones empinados. No dejes de visitar las famosas Escaleras de Selaron y el Parque das Ruinas, un belíssimo centro cultural con una de las mejores vistas de toda la ciudad. Lapa, por su parte, es el barrio con más movida de todo Río. Si te quedás hasta la noche, hay lugares para comer y bares por donde mires, muchos de ellos se vuelven fiesta entrada la madrugada.

Si te quedás hasta la noche, hay lugares para comer y bares por donde mires, muchos de ellos se vuelven fiesta entrada la madrugada.

Pan de Azúcar

Si sos del team de los que nos gusta subir a cosas, te recomendamos al 100% el Pan de Azúcar. Compartimos la tentación de subir al Corcovado, para sacarte la foto abierto de brazos con el Cristo. Pero si hay que elegir uno solo, para nosotros el paseo al Pan de Azúcar es mucho mejor. Por un lado, el corcovado está lleno de gente y hay que reservar el ascenso con anticipación, o hacer filas eternas al sol en su defecto. Por otro, si el clima no acompaña, que en Río es muy frecuente, puede que no se vea bien ni el cristo, ni el paisaje.

El paseo del Pan de Azúcar es disfrutable por sí mismo, con las trilhas medio selváticas donde podés ver monos y otros animales. Ni hablar de las vistas espectaculares de toda la costa. Además, podés aprovechar que a los pies del morro está la Praia Vermelha, para muchos la playa más linda de Río.

Copacabana, Ipanema y Arpoador

Si vas a estar en Rió, no podés dejar de ir a sus dos playas más famosas, aunque sea a caminar un rato. Es eso que si o si hay que hacer en Río de Janeiro. El paisaje de Ipanema y Copacabana es una de los encantos de la ciudad carioca: son dos playas muy anchas y de mar azul, desde las que se ve la figura de los edificios contrastando con el verde de los cerros que rodean la ciudad. Si bien son muy masivas, al ser tan grandes siempre vas a encontrar un espacio.

El plan es salir a caminar desde una hasta la otra, y en el medio parar a comer en alguno de los Chiringuitos. Tampoco podés dejar de comer un açaí, una especie de helado violeta delicioso que pasan vendiendo en la playa. Tampoco te pierdas de sentarte a ver un partidito de Beach Volley, o a los que juegan al que-no-se-caiga en la orilla.

Entre las dos playas se encuentra la piedra del Arpoador. Vas a ver que a la tarde se empieza a acumular gente, y la razón es que desde ahí se puede apreciar uno de los mejores atardeceres de la ciudad. No tiene desperdicio tomarse un rato para apreciar la caída del sol entre los morros.

Dónde hospedarse en Río de Janeiro

Cómo tenemos poquitos días es importante estar bien conectados para movernos fácilmente. Río cuenta con un muy buen servicio de transporte público, y en cualquier zona vas a encontrarte cómodo para moverte. Sin embargo, es cierto que Ipanema y Copacabana, al ser las más turísticas, son las que cuentan con mejor acceso al resto de la ciudad. Además, son las zonas que más oferta de restaurantes y bares tienen para la noche. Cuando llegues cansado de un día al máximo y no quieras moverte, vas a agradecerlo.